¿Quiénes somos?

Art Record es un punto de encuentro para profesionales y amateurs de la decoración, el interiorismo y las artes visuales. Nos gusta partir de una concepción teórica del diseño de interiores y el arte como base para un posterior desarrollo práctico. Todos nuestros artículos están enfocados para decorar "casas reales" y alimentar mentes inquietas (no necesariamente por este orden). Nuestro objetivo es proporcionar contenidos variados y cuidadosamente escogidos con el fin de generar inspiración. Por otra parte nuestra labor de permanente búsqueda e investigación nos permite adelantaros "lo que está por venir". Avances, tendencias y sobre todo, pasión por el arte y el diseño. Todo ello nos guía e inspira en esta aventura. ¿Nos acompañas?


Páginas vistas en total

lunes, 19 de agosto de 2013

Verde, que te quiero verde















El verde esmeralda, la apuesta para este 2013















Tengo que admitir que cuando Leatrice Eiseman, directora ejecutiva del Pantone Color Institute, anunció el "PANTONE 17-5641" (conocido popularmente como "verde esmeralda") me quedé pensativa, con el ceño fruncido. Siempre me ha fascinado como color para un vestido de gala. Es elegante y rompedor. Cuando pienso en esmeralda me vienen imágenes a la cabeza de piedras preciosas y plumas de pavo real. Sin embargo ¿cómo encaja este tono en el hogar?

El naranja intenso, perdón "tangerina-tango" (según el Instituto Pantone), pasó a mejor vida. En su lugar, la naturaleza exuberante se cuela hasta en la cocina del hogar. Es posible que en un mundo tan complejo y caótico como el nuestro un color que aporte tanta esperanza como serenidad sea la mejor de las opciones. ¿Por qué no? Todo es cuestión de probar.

¿Qué nos evoca el verde?

El verde, el color de la naturaleza por excelencia, representa armonía, frescura y exuberancia. Desde el punto de vista simbólico, claridad, rejuvenecimiento y crecimiento. Por otra parte, tiene una fuerte relación emocional con la seguridad (semáforo en verde, pasa). De esta última vinculación se derivan connotaciones de estabilidad y resistencia; muy necesarias en los tiempos que vivimos. En su variedad oliva, es el color de la paz y en sus tonalidades más "oscuras" representa el dinero.

Bien, traslademos todo este simbolismo a la decoración del hogar que es el tema que nos ocupa.

¿Qué aporta el verde esmeralda al ambiente?
Unos toques de verde esmeralda aportarán a nuestro hogar un aspecto natural, fresco y relajado. Junto a tonalidades crema y ocre creará emocionantes transiciones.



¿Con qué colores combina?





El color verde esmeralda tiene múltiples combinaciones. Si optamos por ambientes clásicos, entonces es conveniente mezclarlo con tonalidades blanco marfil, ocres suaves y rosas palo. Si por el contrario queremos añadir al hogar un toque de atrevimiento y sofisticación se aconseja combinarlo con el morado, rosa intenso, rojo rubí y berenjena. De cualquier forma, si optas por una combinación segura no dudes en mezclarlo con metales, piedras naturales o madera. Los resultados son increíbles.







¿Cómo encajarlo en el hogar?

El verde esmeralda, al igual que otros colores, tiene múltiples posibilidades de combinación. Veamos cuáles son:

1. Pequeños objetos decorativos y accesorios de color esmeralda. Cojines, caminos de mesa, sillas, cuadros, lámparas, ropa de casa, etc. Estas pequeñas salpicaduras de color intenso (especialmente llamativas cuando predomina el blanco) dan resultados muy sorprendentes en la decoración. Mezclado con metales, piedras naturales o madera también proporciona atmósferas muy equilibradas y energéticas. Ésta sería la forma más fácil de "poner nuestro hogar a la  moda" si partimos de la paleta base de la que hemos hablado.



2. Paredes pintadas de verde esmeralda. Esta opción es más arriesgada y costosa. Para empezar hay que disponer en la casa de algún muro de gran longitud puesto que la intensidad del verde tiende a "restar" visualmente metros a la estancia. Si se opta por esta opción, siempre debemos pintar una sola pared y no el conjunto ya que el resultado no es muy positivo.


















3. Muebles de color verde. Si no somos muy mañosos esta opción nos obligará a ir a la tienda pero qué mejor excusa para salir de compras que la renovación de nuestro hogar. Puffs, lámparas de gran formato, percheros, alfombras e incluso mesas. Al tratarse de un tono tan especial es posible que con el tiempo podamos llegar a cansarnos de él. Por este motivo, el mobiliario que escojamos ha de ser fácilmente reemplazable. Bueno, a decir verdad, siempre debe ser reemplazable ya que los hogares, al igual que los armarios, siempre han de ser renovados.




Nota: Las fotos utilizadas en este reportaje se han obtenido de Pantone, Kleurinspiratie, Acervo Interiores, Livingtec y el blog El país de Sarah. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario