¿Quiénes somos?

Art Record es un punto de encuentro para profesionales y amateurs de la decoración, el interiorismo y las artes visuales. Nos gusta partir de una concepción teórica del diseño de interiores y el arte como base para un posterior desarrollo práctico. Todos nuestros artículos están enfocados para decorar "casas reales" y alimentar mentes inquietas (no necesariamente por este orden). Nuestro objetivo es proporcionar contenidos variados y cuidadosamente escogidos con el fin de generar inspiración. Por otra parte nuestra labor de permanente búsqueda e investigación nos permite adelantaros "lo que está por venir". Avances, tendencias y sobre todo, pasión por el arte y el diseño. Todo ello nos guía e inspira en esta aventura. ¿Nos acompañas?


Páginas vistas en total

miércoles, 27 de agosto de 2014

La vie en turquoise


Azul Ibiza


Despeguemos por un momento la vista del suelo y apuntemos hacia el horizonte. Los edificios y el tráfico han desaparecido. Su lugar lo ocupa ahora una inmensa mancha de color turquesa. Transparente y refrescante. Muy salada al paladar. En un cerrar de ojos nuestros pies parecen quebrados. La refracción del líquido turquesa no solo cambia de "lugar" nuestros pies, también parece transportar nuestro espíritu a un lugar más calmado. ¿Es posible trasladar esta sensación a la intimidad de nuestro hogar? Bienvenidos a la vie en turquoise...

En esta ocasión no daremos las claves de combinación del color ni aconsejaremos cómo utilizarlo en decoración. Simplemente, salpicaremos el post de sensaciones turquesa. Nuestro objetivo, estimular los espíritus más sensibles y refrescar la mirada con esta tonalidad tan generosa como limpia. ¿Te vienes al agua?

Para llegar a la hermosa cala de aguas cristalinas hay una escalera de madera de derribo. Es vieja y desvencijada pero tiene un aire distinguido y señorial. Sus dueños llevan más de 10 años pintando la escalera turquesa sobre turquesa.






























Sin embargo, la curiosidad nos asalta y decidimos desviarnos ligeramente de nuestro destino. Nos adentramos en la casa. Es ecléctica y bohemia. Tiene una belleza desgastada, napolitana. El turquesa sigue dominando su interior, esta vez, salpicado de flores secas y cientos de objetos retorcidos.



Sin pudor, seguimos avanzando. En una esquina de la cocina nos topamos con una jarra con hielo picado y lima mediterránea. El hielo es reciente. Es posible que haya alguien en la casa. No me resisto a beber un sorbo de ese refrescante agua de limón, contenida en una taza de cristal que "suda" turquesa...




























A nuestra derecha, en contraste con la frescura del limón helado, un teléfono retro. Plástico, calor y tecnología, por supuesto, saturado de turquesa.
















Doblando la esquina, un sofá de estilo neoclásico. Este hogar es puro eclecticismo: estilo bohemio, retro, shabby, casual chic. Todo ello bajo un denominador común: ¿fácil?¿no? De nuevo, un refrescante turquesa.




















En la pared opuesta al sofá crece un árbol blanco en un cuatríptico de madera de derribo. Turquesa y blanco: una combinación ganadora, tanto en el arte como en la decoración.



















Antes de abandonar la morada, sin que nos asalte ningún sentimiento de culpabilidad, tomamos unas picotas. Rojas, prietas y explosivas. Salimos de la casa en silencio y vamos directos a Cala Gració, la madre de todos los turquesas...













Imágenes vía: Pinterest, www.etsy.comstilow.pl, http://rstyle.me/h4jimkmbwe, http://lovechicliving.co.uk